La final del Clausura 2017 está lista y enfrentará al equipo más popular del país contra el equipo mejor armado de México, lo que sin duda lo convierte en un duelo muy atractivo.

Por un lado, Chivas de Guadalajara, el equipo con mayor afición en México y con un cuadro cuya tradición obliga a ser formado únicamente por mexicanos, ha logrado ya un gran mérito al estar en esta instancia después de 11 años de ausencia, pero sin duda su grandeza exige un título más en sus vitrinas.

En un mundo globalizado y donde las chequeras están a la orden del día para traer grandes extranjeros y armar equipos de fútbol, el rebaño sagrado demuestra que el mexicano bien dirigido logra grandes cosas. Sin embargo, el único negrito en el arroz para las chivas, es su contrato televisivo, pues, el equipo más popular del país no podrá ser visto por primera vez en la historia en una final a través de TV Abierta, sino que obligará a sus millones de fans a contratar un sistema de cable que cuente con el canal deportivo TDN, o su muy defectuosa plataforma CHIVAS TV, a menos que exista un arreglo de último momento con televisa para abrir la señal.

André-Pierre Gignac

Por otro lado, los poderosos Tigres de la Universidad de Nuevo León, el cuadro más completo del país en los últimos 3 años y actual campeón del fútbol mexicano maneja una estrategia totalmente diferente a la de su rival, con una chequera amplia los regios se han encargado de tener lo mejor del talento mexicano combinado con extranjeros de primer nivel, sin duda Tigres busca a pasos agigantados dejar de ser un equipo regional y convertirse en un equipo de gusto popular y ser denominado equipo grande en México.

¿Que podrá más?… El poder de 11 mexicanos inspirados en el campo, o la perfección y talento de un equipo que está armado hasta los dientes y busca ser bicampeón. Por lo pronto en el ámbito de los medios Tigres ya gana 1-0 pues ellos si podrán ser vistos como locales en cualquier televisión de México.

Colaboración de: